viernes, 22 de junio de 2018

FRTA Foradada del Toscar

Escalada de la vía Ferrata "Foradada del Toscar" en el Sobrarbe, término municipal de Foradada del Toscar.
  • Ricardo, Tere y Juanjo
  • Distancia: 3,75 km
  • Desnivel acumulado: 395 mt
  • Tiempo: 4h (con la aproximación y el descenso)
  • Sábado 16 de junio de 2018
Las vías ferratas son rutas equipadas que recorren paredes, desfiladeros y acantilados, es una forma de escalar sencilla y están  a medio camino entre el 'trekking' y la escalada. ¡Son una experiencia excitante!. Hay en la pared unas clavijas, peldaños de hierro, cables, pasamanos, puentes o pasarelas para apoyarse en ellas y se poder ascender de una forma accesible.
Junto a ellos hay un cable que está clavado a la pared cada cinco o siete metros. Es la llamada línea de vida, a la que se engancha el disipador como elemento de seguridad. En caso de caída se queda colgado del último punto donde el cable esté cosido a la pared. La dificultad la marcan los tramos verticales, extraplomados y techos, que exigen bastante fuerza física para superarlos y equilibrio emocional para vencer la sensación de vacío y vértigo.
Estas vías se clasifican según su dificultad. Hay varias escalas, la más difundida es la llamada nueva escala Hüsler. Establece seis grados, del K1 al K6, derivando la K de la palabra Klettersteig, nombre alemán de las vías ferratas. Esta graduación tiene en cuenta el esfuerzo físico y la resistencia que se requieren para subir, aspectos psicológicos como el miedo y la ansiedad y el equipamiento.
La vía ferrata de Foradada del Toscar se ha vuelto muy popular gracias a su longitud, a los pasos aéreos y a un recorrido variado. Considerada una de las imprescindibles.
Salimos de Zaragoza temprano y llegamos a almorzar a Ainsa sobre las 9:30. Después partimos por la N-260 dirección a Campo hasta la pista que da entrada a la ferrata. Dejamos el auto nuevo bien aparcado, nos equipamos e iniciamos la aproximación a la base de la roca.
Observamos el recorrido de la vía y sobre la 10:45 empezamos a progresar. Los primeros pasos son dubitatitos, pero poco a poco vamos tomando confianza y subimos muy tranquilos. La acabamos sobre las 14 h, muy bien y muy satisfechos. 
Es una ferrata muy entretenida y con buenos paisajes. Tiene de todo: paredes verticales, zonas un poco extraplomadas, descensos, grapas horizontales, puentes mono y tiebetano, agarres en roca... Y muchas, muchas flores que le dan un toque de color muy llamativo.

Cómo llegar
Por la N-260 saliendo de Foradada del Toscar hacia Samper, pasamos el Collado de Foradada. Antes de la escultura en honor al rey Gonzalo de Ribagorza (unas altas lanzas metálicas clavadas en el suelo), que queda a la izquierda, veremos una pequeña entrada a la derecha y un indicador de madera. La pista no está en muy buen estado (sólo 4x4), seguimos lo que podamos hasta aparcar, no ir más allá de una pequeña explanada con piedras amontonadas.


Acceso
Subimos por un ancha pista de tierra hasta encontrar el panel indicador de la vía ferrata.


Recorrido
La vía se divide principalmente en tres tramos. 
1º tramo: Es el más vertical y el que supera más desnivel, sube un espolón y por una estrecha canal, sello distintivo del itinerario.
2ºtramo: Se desciende parte de lo subido por la cara oculta de la pared hasta llegar a la pasarela que da acceso al tercer tramo.
3º tramo: Es opcional y mucho más fácil que lo hecho hasta el momento. Con buenas vistas a las agujas por las que transcurre la ferrata.
La orientación sur de la pared la hace perfecta para recorrerla todo el año pero en verano pasaremos mucho calor, calculad bien la cantidad de agua a llevar.


Regreso
Es, quizás, lo peor de la ferrata, Son 20 minutos de bajada por un sendero muy vertical y descompuesto sobre todo en el primer tramo, aunque, menos mal, equipado con cuerdas. Se llega a la base de la vía y se desanda en camino hasta donde se ha dejado el vehículo.




Subimos por un ancha pista de tierra hasta encontrar el panel indicador de la vía ferrata

Peña Sualta. Ahí se inicia la ferrata

La observamos desde la pista. El día pinta bien, soleado, pero sin calor agobiante

El primer tramo es el más vertical y el que supera más desnivel, sube un espolón y dobla por una estrecha canal, sello distintivo del itinerario.


¡Allá vamos!

Después de superar la primera pared vertical se gira y se mete en la canal

Siempre se encuentran zonas donde relajarse, mirar y descansar

Es una ferrata muy bien equipada, con buenos agarres de manos y buenos apoyos para los pies

Es muy bonita y entretenida, con rincones muy vistosos y divertidos

¡Tenemos que tirar para allá arriba!

Los pasos de ballet también están permitidos, dentro de un orden y seguridad

A por la siguiente grapa...

Sube como un gato (esta vez lleva hasta suelas en las zapatillas)


Se alternan paredes verticales con pasos horizontales

¡Eh, que estoy aquí!

Y muchas flores, muchas flores, que le dan un toque de color muy llamativo.
Las paredes verticales tienen su miga, pero se pasan bien...

En los descansos, y a la sombreta, se disfruta del paisaje del Sobrarbe

¡Buena técnica! 
Obsérvese la colocación del disipador en el brazo para progresar correctamente

¡Qué bonitas! Este año hay buena cosecha de Orejas de Oso
Con un suave balanceo voy por ahí
a la hora en que cierran los clubs
con un suave balanceo
sin sonreír más de lo necesario.
Tras algún signo de vida voy
no se quien soy ni donde nací
pero llevo un castelserano dentro de mí.
Y todavía estoy oculto en la maleta
el color rojo me hace perder la cabeza
y soy capaz de arrastrarme por el suelo
y solo tiemblo cuando tiembla el suelo.
Con traje nuevo
entra en la cafetería
un castelserano por la Gran Vía.


Después de superar el puente mono, la vía se ve de otra manera

La endrija, bien surtida de flores y grapas



Progresa adecuadamente

Llegando al final del primer tramo

Desde la punteta del mirador ya vemos la última parte de la ferrata

Llegando al mirador
¡Buenas vistas!

¡Olé!

Hay buena química...
En el segundo tramo se desciende parte de lo subido por la cara oculta de la pared hasta llegar a la pasarela que da acceso al tercer tramo

Siempre bien agarrados y con seguridad

¡Que la cojo!

Máxima concentración

Aproximándose al puente tibetano

¡Habrá que escarramarse bien!

¡Con cuidadín!

El puente... ¡Chupao!

Con las últimas lluvias, el monte está impresionante

¡Arriba!

Impresionante

Tenemos tiempo hasta de recostarse

Atrás dejamos la Peña Sualta, donde quedan los dos primeros tramos de la ferrata
El trecer tramo es opcional y mucho más fácil que lo hecho hasta el momento. Con buenas vistas a las agujas por las que transcurre la ferrata

Muy cómodo, fácil y divertido

Una elegante se balanceaba,sobre la rama de una carrasca..


Peña Sualta

El regreso es, quizás, lo peor de la ferrata, Son 20 minutos de bajada por un sendero muy vertical y descompuesto sobre todo en el primer tramo, aunque, menos mal, equipado con cuerdas

Peña Sualta y el puente tibetano

Finito... allá arriba queda





Video de la ferrata